De por qué se celebra la Navidad en Japón.

Es 1 de noviembre en Osaka. Si bien ayer toda la ciudad era una fiesta de calabazas, brujas, sangre y telarañas, decoraciones que habían permanecido durante todo el mes de octubre, hoy la ciudad se despierta con luces de neón, espumillón y villancicos. Es el primer día de Noviembre pero parece como si mañana fuese el día de Nochebuena. La Navidad ha llegado a Japón y parece dispuesta a quedarse una larga temporada.

19

10

Papa Doraemon!

7

Tras el susto inicial, la aceptación y aplacadas las ganas de cortar los hilos musicales de los centros comerciales, cafeterías y estaciones de metro, llega el momento de preguntarse ¿cómo se celebra la Navidad en Japón? Y mucho más importante, ¿cómo un país sin tradición cristiana y que había sido siempre receloso de introducir tradiciones ajenas acabó por aceptar todas ellas a lo grande? Vayamos atrás en el tiempo.

La primera vez que se habla de Navidad en la historia del país nipón es durante el período Sengoku 戦国時代 (1467-1603), también conocido como el “período de los estados en guerra”, ya que fue una época marcada por los conflictos sociales y las batallas por el poder que no terminaría hasta la llegada del Shogunato Tokugawa en 1603 aproximadamente.

Fue durante este tiempo cuando un misionero navarro llamado Francisco Javier, llegado a Japón en el año 1549, comenzó la conversión de algunos japoneses al catolicismo. Al contrario de lo que tradicionalmente habían hecho, es decir, tratar de evangelizar por la fuerza, la forma de ser de los japoneses, y lo que él consideró una extrema devoción por “la razón” (o quizá el poder de las clases más altas para convencer a sus subordinados, para que engañarnos) le llevó a intentar convencer a los nipones a través de la palabra, llegando incluso a aprender en parte su idioma para poder comunicarse mejor y, en ocasiones, a adoptar sus ropas y costumbres. Esta labor evangelizadora la pudo emprender tras conseguir garantía de respeto a los conversos por parte del Daimyō (señor feudal) Shimazu Takahisa de Kagoshima (región al sur del país a la que había llegado en barco el misionero desde Europa). Takahisa es conocido por ser un señor feudal partidario, en un principio, de abrir las relaciones con países extranjeros. Con esta perspectiva de protección a sus espaldas, el misionero jesuita se embarca en la misión de conseguir convertir, sobre todo, a las clases más poderosas, y lo consigue con algunos samurái y Daimyō, junto a los cuales, como no podía ser de otra forma, se acaban convirtiendo sus súbditos.

descarga Francisco Javier

Fue este misionero el que trajo por primera vez la Navidad a Japón, auspiciando la primera misa navideña en el año 1552. Él, junto a otros sacerdotes que le acompañaban, organizó en la prefectura de Yamaguchi una misa en la que supuestamente se recaudaron fondos para los granjeros más pobres y se llevó a cabo una cena para todos los cristianos. En medio de un período tan violento como el que se vivía en Japón en esta época, muchos japoneses se vieron reconfortados y reflejados en esta nueva religión ajena a su realidad y que pregonaba el amor por el prójimo.

Pero hay que tener en cuenta que hasta este momento de la historia, Japón había apenas tenido relaciones con otros países fuera de la pequeña isla nipona, y en realidad el tímido aperturismo que parecía haber comenzado en este momento pronto se acaba. Y con él comienzan las persecuciones de los cristianos. Si bien en un principio las clases poderosas habían respetado y apoyado el cristianismo como arma para conseguir que los monjes budistas perdiesen parte de su creciente poder, ahora la táctica era precisamente la opuesta, acabar con la nueva amenaza cristiana que parecía estar ganando apoyos rápidamente en algunas zonas del país. Finalmente, temerosos de la nueva religión, las clases más poderosas prohibieron la iglesia católica, se condenó a muerte a 26 cristianos, a los que se conoce como “los 26 mártires de Japón” en una crucifixión pública, se expulsó a los jesuitas, y se continuó con la persecución de aquellos que se negaban a abandonar su fe, matando a todos los que osaban mostrar sus creencias en público. Ante este panorama, obviamente los pocos cristianos que quedaban acabaron por dedicarse a su fe exclusivamente en la clandestinidad. Y así es como nacieron los Kakure Kirishitan 隠れキリシタン (cristianos ocultos).

martyrs_of_japan1

Los 26 mártires de Japón

La situación se prolongó durante varios siglos, hasta el Período Meiji. Tras la obligación aperturista de Japón por parte de Mathew Perry en 1853. Cuando se abre la puerta a los extranjeros muchos de ellos observan que todavía quedan bastantes creyentes, sobre todo en Nagasaki, que hicieron perdurar su creencia en la clandestinidad. Con la subida al poder del emperador Meiji, las críticas a la persecución por parte de EE.UU. y Gran Bretaña principalmente, y comprendiendo los japoneses que les interesaba acabar con la prohibición para lograr mejores relaciones internacionales, finalmente el Cristianismo es aceptado en el año 1889. Y junto con el Cristianismo, poco a poco la Navidad se hace un hueco en el País del Sol naciente. Así que se puede decir, como afirma el japanólogo Klaus Kracht en su libro Christmas: How it took root in Japan, la aceptación de la Navidad en Japón se ve motivada en parte por el deseo de ser aceptados internacionalmente tras tantos años de aislamiento, como muchas de las tradiciones y actitudes niponas de la actualidad.

12 11 14 5 9

Pero a pesar de que hoy en día existe libertad de culto en el país nipón, los cristianos son una clara minoría, aproximadamente 1,9 millones de habitantes (en Japón hay algo más de 127 millones de personas, con lo cual la cifra es considerablemente pequeña). Aún así, pocos países pueden luchar contra el gigantesto monstruo navideño, con lo cual esto no es impedimento para que la navidad se propagase por todo el país. Tras el fin de la prohibición, faltaba que alguien o algo diese el empujoncito para convertir la Navidad en lo que significa realmente hoy en día en casi todo el mundo: es decir, el consumo. Si Papá Noel se volvió rojo por Coca-Cola y el reno Rudolph de la nariz roja se hizo famoso a partir de una estrategia promocional del Centro Comercial Montgomery Ward de Chicago, las luces de Navidad y el deseo de regalar en Japón, nacieron en Tokyo, en el barrio de Ginza, en una tienda llamada Meidi-ya, en el año 1900. Esta tienda fue la primera en poner luces navideñas en el año 1906 y la primera en publicitar las compras navideñas.

Pero no fue la única estrategia publicitaria que caló hondo en los japoneses. Tras la II Guerra Mundial, período durante el cual la Navidad perdió seguidores pues se relacionaba con las tradiciones del enemigo estadounidense, ésta volvió aún con más fuerza en un Japón derrotado y “colonizado” por EE.UU. Y si bien los japoneses antes querían agradar, ahora su deseo era aún mayor, querían parecerse a los demás países y, especialmente las nuevas generaciones, empezaron a ver los EE.UU como un país “genial” al que querían aspirar. Es así como en los años 70, tras hacerse un hueco en el mercado japonés, hace su aparición la conocida marca de comida rápida KFC. Se dice que en una ocasión, un grupo de extranjeros, al no poder encontrar pavo el día de Navidad, decidieron comprar pollo en KFC como sustituto, y esto abrió los ojos a la compañía para lanzar una nueva estrategia de mercado navideña que convirtió la degustación de esta comida rápida en toda una tradición. Así es, familias enteras salen a la calle durante el frío invernal para comprarse un inmenso cubo de pollo frito (¿pollo?) que comparten en el calor del hogar, en el mismo establecimiento o en donde más les guste.

kfc_japon christmas-kfc

En pocas palabras, así es como la Navidad se hace un hueco en el calendario japonés. Pero la cosa no acaba aquí. Una vez averiguado de donde sale la Navidad Japonesa toca preguntarse, ¿qué significa realmente la Navidad para los japoneses?, ¿qué se hace en estos días? Por supuesto, ya que para ellos no es una tradición propia, el día 25 de diciembre es un día laborable. Y así como en Europa o EE.UU se relaciona la Navidad con familia, en Japón este día está más bien marcado para compartirlo con la pareja. Si es que la tienes. Si no te pues tendrás que aguantar comentarios continuos acerca de tu soltería, básicamente. Bueno, supongo que habrá la opción de compartir el día con la familia y/o amigos, pero casi siempre se relaciona con el romanticismo. Algo así como un San Valentín de final de año.

17

 Muy resumidamente esta es la Navidad en Japón ¿Qué os ha parecido?

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Vacaciones de primavera (春休み): Kagoshima 鹿児島

No sé si se debe a la brisa fresca que respiro en la granja de Kagoshima, pero últimamente tengo más ganas de escribir que nunca, el único problema es que sigo sin saber de qué escribir. Por ello, creo que no está mal empezar por contaros un poco cómo es la vida japonesa en el campo, las enormes diferencias que encuentro entre ésta y mi existencia tokiota, y todo en lo que pienso viviendo aquí, en un lugar más apegado con la naturaleza.

Para empezar, ni que decir tiene que la vida aquí es mil veces más tranquila que en esa loca y ruidosa ciudad que es Tokio (sin desmerecer, que la pobre tiene su gracia también y últimamente parece que sólo quiero despotricar contra ella xD). Los electrodomésticos aquí también entonan horrorosas canciones para avisarte que su labor, sea la que sea, ha terminado, y una voz de mujer en las calles, salida de sabe dios donde, sigue advirtiendo al personal de lo que debe y lo que no debe hacer (algún día os explicaré esto con más detalle), pero a grandes rasgos el silencio y la calma son los gobernantes en este lugar.

Podría describir el lugar con más o menos acierto, pero creo que prefiero enseñaros algunas fotos que he sacado (no sé si ayudarán a que notéis la atmósfera diferente de este lugar, pero lo que está claro es que así es mucho más divertido) y hablar mejor sobre lo asombrosamente diferente que se siente la vida en este lugar, tan lejos de la capital.

Plantando patatas

Plantando patatas

 

El señor granjero

 

WWOOFers trabajando duro

WWOOFers trabajando duro

 

Invernadero

Invernadero

Sayaka

Sayaka

Xoaniña!

Xoaniña!

 

Espantallos

Espantallos

 

Para empezar, se podría decir que la disminución en el número de salaryman crea una atmósfera, en mi humilde opinión, mucho menos seria y estresante. La gente, la mayoría, viste ropas normales y corrientes, y no se pasean por ahí con cara de perros o semblante sombrío y su maletín siempre a cuestas. Vale, quizá se note demasiado que les he cogido mucha manía a los yuppies, pero es que alcanzado cierto límite, llega un momento que te planteas hasta qué punto debe ser un ser humano rastrero como para preferir llevar esa vida, a ojos vista miserable, sólo para tener una mejor casa y un elevado estatus social. Pero claro si uno se para a pensar con detenimiento, esto es Japón, y aquí más que en ningún otro sitio la etiqueta que la sociedad te estampe en la cara lo es todo.

Pero vaya, siguiendo con la situación fuera de la capital, aquí hay playa con su inmenso mar correspondiente, montañas, árboles creciendo libremente… Y aunque es cierto que la ciudad está muy cerquita y se ven bastantes coches, sí que es verdad que la sensación se parece de alguna forma, y echándole imaginación por supuesto, a las imágenes que se ven en Mi vecino Totoro (mi sueño sería que Totoro apareciese por aquí. A ver si soy afortunada xD).

Caminos

La bucólica campiña

La bucólica campiña

De ahí sacábamos la comida!

De ahí sacábamos la comida!

Hermoso compost

Hermoso compost

 

Veis a Totoro?

Veis a Totoro?

Mundo rural

Mundo rural

Huertas

Huertas

Naturaleza

No es Totoro, pero sí que me encontré con un espíritu del bosque

No es Totoro, pero sí que me encontré con un espíritu del bosque

Escondrijo natural

Escondrijo natural

Escondrijo

 

Por otro lado, la casa en la que vivo con los otros WWOOFers es 100% japonesa. Muy japonesa, muy vieja y, inevitablemente, muy fría. Está llena de agujeros en todas las puertas y paredes de papel, dormimos en futones estirados encima del tatami, si te pones a buscar un poco encuentras tenebrosas muñecas japonesas y coloridos farolillos en las habitaciones, y básicamente la vida transcurre casi en su totalidad en el suelo. Por desgracia el granjero y su familia viven en otro lugar y no los vemos mucho, se puede decir que casi sólo vemos al granjero en las horas de trabajo. Pero bueno, supongo que la experiencia completa con una familia japonesa la tendré cuando haga el Homestay, y en ese momento os contaré como es la cosa.

Cosas complejas típicas de un hogar japonés

Cosas complejas típicas de un hogar japonés

Cocina

Cocina

Mi habitación (con su futón, claro)

Mi habitación (con su futón, claro)

El exterior

El exterior

Así nos calentábamos

Así nos calentábamos

 

Los trabajos que nos mandan hacer son bastante divertidos casi siempre. El fin de semana trabajamos en el café rural que tienen, cocinando o sirviendo, y el resto de los días, con excepción de los días libres claro, trabajamos plantando pimientos y berenjenas, cortando el bambú, preparando la tierra, plantando patatas, echando compost en las plantaciones (el cual deja un riquísimo olor a caca, todo hay que decirlo) y cosas por el estilo. Es interesante observar cómo se hacen todas estas cosas, y aunque tampoco se puede decir que haya aprendido una barbaridad, sí que veo mucha utilidad en esto de plantar tu propia comida, y además ¡los resultados están riquísimos! (puedo decirlo por experiencia culinaria jaja).

Por otra parte, donde vivimos es en la granja, pero cogiendo un autobús se puede llegar a la ciudad de Kagoshima. Es interesante porque está muy relacionada con el período Meiji y es muy histórica. Pero para mí casi lo mejor es la isla volcánica que tiene justo enfrente, Sakurajima (桜島). Un volcán todavía activo y que de vez en cuando expulsa humo y lava como un descosido. Además se puede ir hasta esa isla en ferry y se puede recorrer la misma en bicicleta, y es muy bonita!

El granjero, Kyousuke y el finlandés, Henryk

El granjero, Kyousuke y el finlandés, Henryk

Bienvenidos a Kagoshima

Bienvenidos a Kagoshima

Sakurajima desde Kagoshima

Kagoshima

Bum!

En pleno cabreo

Y bueno, cambiando ya el tema de vendedora de destinos turísticos, que es lo que parece que soy y está dejando de ser divertido xD, la gente que está haciendo WWOOF conmigo quizá sea lo más interesante de la experiencia. Hay tres personas más: un chico finlandés de 28, Henrik y una pareja, ella japonesa de 30, Sayaka, y el suizo-francés de 33, Pierre. Me gustaría hablar del tema en algún momento más profundamente, pero a grandes rasgos, puedo decir que el chico finlandés es algo complejo y me cuesta un poco definirle (lo cual no es un punto negativo, simplemente me parece un individuo la mar de estudiable). La pareja es más simple (por contraste) y muy simpática. Gracias a ella, con ella me refiero a Sayaka, ahora tengo claro que la mujer japonesa no lo tiene todo perdido y me ha abierto mucho los ojos con respecto a esta cultura. Al grupo podemos sumarle además las múltimples personas que me han dirigido la palabra por aquí interesadas en qué demonios hace una chica extranjera tan lejos de su hogar y en medio del rural japonés. Ha sido increíble!

La familia feliz

Por lo demás, últimamente no sólo tengo más ganas de escribir que nunca sino que además mi cerebro está en una continua ebullición de pensamientos que me hacen preguntarme  muchas cosas. Necesito una conversación con un buen café con leche (o unas cervezas, según se mire) urgentemente! 🙂

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Shibuya 渋谷

Sin lugar a dudas, Shibuya (渋谷) es uno de los lugares más míticos y conocidos de Tokio. Esto es así ya sea desde el punto de vista turístico, pues es uno de los emplazamientos que mejor resumen a la ciudad de Tokio, como desde el punto de vista cinematográfico en películas como Lost in Translation o Babel, por citar algunas creadas desde un punto de vista principalmente occidental (si empiezo a citar películas japonesas o animes y manga creo que no terminaría nunca). Es por ello que para mí fue uno de los primeros sitios de obligada visita cuando aterricé en este país.

DSC_0065

DSC_0069

Shibuya es especialmente famosa por su cruce principal, un paso de cebra en forma de cruz, valga la redundancia, en el que se corta el tráfico de todos los sentidos para dejar pasar a los peatones. Esto convierte el momento de cruzar en algo increíble ya que se junta un montón de gente. Según las estadísticas del gobierno japonés, es el paso de cebra por el que cruzan más personan al día en todo el mundo. Algo así como 1.000.000 de personas un día normal.

DSC_0780

DSC_0802

DSC_0789

Por alguna razón, la primera vez que pisé este lugar me llevé una decepción. No sé si es que me esperaba demasiado de él o que he visto demasiadas veces Lost in Translation, pero lo cierto es que no me pareció tan impresionante. Tuve que volver varias veces más para darme cuenta de lo realmente impresionante que es. A día de hoy, no sólo es un lugar que me encanta si no también uno de los mejores sitios para salir de fiesta en Tokio. Además es un lugar perfecto para fotografiar gente ensimismada!

DSC_0716

DSC_0750

DSC_0752

DSC_0769

DSC_0785

DSC_0786

DSC_0801

DSC_0811

Por otro lado, cuando llueve se transforma. En un día de lluvia, cuando todos los tokiotas sacan sus paraguas a pasear y se convierten en una masa colorida, el cruce de Shibuya gana también en belleza a su manera.

tokioreando (656)

tokioreando (665)

tokioreando (667)

tokioreando (687)

tokioreando (701)

Por otro lado, además de sus calles principales, Shibuya esconde multitud de secretos en los lugares más pequeños y recónditos!

tokioreando (809)

tokioreando (813)

tokioreando (819)

DSC_0830

DSC_0834

DSC_0839

DSC_0840

Publicado en Sociedad, Turismo | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Omatsuri (Festival tradicional japonés)

Como creo que la mayoría sabéis, en Japón me he apuntado a un club de Shamisen (三味線) , un instrumento de cuerda tradicional japonés que se asemeja a una guitarra pero más pequeña y cuadrada y con sólo tres cuerdas (para más información click aquí, serás teletransportado a la omnipresente Wikipedia).

Shamisen

Shamisen

 

La cosa es que Waseda es una universidad con un montón de renombre, pero irónicamente no por que sea la octava maravilla del mundo (a estas alturas ya puedo decir que no lo es) sino porque en su interior existen miles de clubs destinados a diferentes actividades y en los que los alumnos aprenden un montón sobre lo que realmente les interesa. Por poneros un ejemplo, los clubes abarcan desde el estudio de los dinosaurios hasta un club para los amantes de las islas desiertas, entre muchos otros. Aunque esto no está libre de escándalos, como casi todo en Japón. Hace unos años parece ser que se creó un club destinado en teoría a realizar fiestas y que resultó ser un lugar al que atraían a niñas adolescentes para violarlas. Debo decir que esto último es un rumor que me contó un japonés, pero yo me lo creo a pies juntillas xD.

Pues a lo que iba. El vicepresidente del club de Shamisen es un tipo seriote de mi edad (creo) que vive en Chichibu (秩父市), un pueblo a dos horas y media de Tokio que está situado en la prefectura de Saitama. Resulta que el hombrecillo en cuestión se pasa todos los días un total de cinco horas en tren para ir a la universidad y volver a casa, ya que sus padres no le pagan un piso en Tokio y de verdad os digo que es alucinante verle ir todos los días a clase sin inmutarse por semejante sufrimiento. Y fue este individuo, llamado Yuichiro Arai (Arai Yuichiro en la versión occidental), el que nos invitó a ver el Omatsuri (o Festival Tradicional Japonés) que se lleva a cabo en diciembre en su ciudad.

Tiradores

El festival consistía en lo siguiente. Había dos carrozas grandes iguales, una de ellas la de la fotografía de arriba, y una más pequeña, que representaban a la deidad femenina.  Estas carrozas son llevadas, tirando de unas cuerdas, por un grupo de mujeres y hombres hacia las montañas, donde se encuentra el dios masculino (otras carrozas) para que ambos puedan juntarse de nuevo ya que es el único día del año en el que pueden hacerlo. En pocas palabras, esto fue lo que entendí de la explicación que nos proporcionó Yuichiro. Los encargados de tirar de las cuerdas para mover las carrozas son gente joven por lo general, y según sus propias palabras, quieren hacerlo de la mejor forma posible para que la gente se fije más en ellos que en nadie y así poder ligar.

Éste no era del todo joven xD

Lámparas que utilizan para iluminar el camino

Más lámparas

Encima de las carrozas va también un grupo de personas gritando como posesos para animar a los encargados de tirar.

Gritadores

Carrozas

Hop hop!

Pero esta fiesta no tiene sólo connotaciones religiosas, sino que es uno de esos momentos en los que los japoneses se deshacen de toda su tensión interna y olvidan sus numerosas obligaciones convirtiéndose en la gente más escandalosa y alegre que os podáis imaginar. Y esto no es sólo visible en el desfile religioso, sino también en los numerosos puestos de comida y recuerdos que adornan las calles, así como por los hanabi (fuegos artificiales) que cierran el festival.

En cualquier festival que se precie venden máscaras

Comida!

Puestos

Puesto de especias

Juego de pescar pelotas

 

 

Publicado en Sociedad, Tradiciones, Turismo, Uncategorized | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Shichi-Go-San

El 15 de noviembre, cada año, los niños japoneses de 3 y 5 años y las niñas japonesas de 3 y 7 se ponen sus mejores galas tradicionales y acuden en compañía de sus padres a los templos budistas y sintoístas de su ciudad. La razón, rezar para que su crecimiento siga rebosante de salud y felicidad (además de ser una excusa perfecta para que los orgullosos padres saquen a pasear a sus elegantes niños y así sacarles muchas fotos). Esta ceremonia es conocida por el nombre de 七五三, “Shichi-Go-San” (7-5-3). Se eligieron estos tres números (obviando el 2 y el 4)  porque en la numerología japonesa los números impares son considerados de la buena suerte.

Muchos niños visten sus trajes tradicionales

Aunque a día de hoy se trata más de una ocasión para que los niños vistan sus kimonos, muchos de ellos por primera vez en sus vidas, y para fotografiarlos, en el pasado la ceremonia tenía otras connotaciones. Para los niños de 3 años, por ejemplo, significaba que a partir de ese instante podrían dejarse crecer el pelo (antes de esta edad estaban obligados por tradición a afeitarse la cabeza) y para los niños de 5 años implicaba que podrían empezar a vestir el traje tradicional Hakama. Para las niñas de 7 años, por su parte, esta ceremonia implicaba que podrían empezar a atar sus kimonos con el conocido obi.

Todos estos significados se perdieron desde la llegada de la Era Meiji, e incluso hoy en día  muchos niños acaban vistiendo a la manera occidental en lugar de utilizar el conocido traje japonés.

Familia al completo

A éste no le hacía ninguna gracia la idea

Un niño orgulloso vestido a la occidental

Comprobando los resultados

Estas niñas si que iban guapas

Muchos decidieron no moverse ni un milímetro más

Por otra parte, a los niños que celebran la ceremonia se les regala una bolsa de caramelos conocida como Chitose Ame, 千歳飴 (Caramelos de los cien años), en la cual los caramelos, alargados y de colores blancos y rojos, simbolizan salud, crecimiento y longevidad).

Chitoseame (esta foto no es mía xD)

Para terminar, la ceremonia real se celebra el día 15, pero es tal la cantidad de gente que se acerca a los templos ese día que muchos padres prefieren bendecir a sus hijos en cualquier otro momento de noviembre. El día que fui yo no era el día señalado como Shichi-Go-San exactamente pero el ambiente era muy semejante a como sería ese día y con una considerablemente menor cantidad de gente!

Publicado en Sociedad, Tradiciones, Turismo | Etiquetado , , , , | 8 comentarios

Kawaguchi (Saitama)

Tokyo puede llegar a ser una ciudad realmente agobiante en ocasiones. Ruído, música publicitaria, luces, anuncios, gente… (mucho, mucha gente)… y es por ello que muchos aprovechan los ratos libres para moverse a las prefecturas vecinas, donde se respira una paz y una tranquilidad poco conocidas en la capital nipona.

Aprovechando el buen tiempo y la libertad que nos aportaba el fin de semana, el otro día seguimos el ejemplo de muchos tokiotas y nos alejamos de la increíblemente ruídosa urbe para adentrarnos en una ciudad tranquila, situada al lado del río que separa Tokyo de Saitama: Kawaguchi (川ロ, literalmente boca del río).

Esto fue lo que nos encontramos en tan maravilloso lugar. Ni que decir tiene que me di cuenta de lo mucho que había echado en falta un poco de paz y tranquilidad en cuanto mis pulmones rozaron ese aire “limpio” de Saitama.

Parque

Chicos haciendo deporte

Hombre pescando

Pareja de ancianos pescando

Comida!

Artefacto

Lago y pesca

Esquí acuático!

"Cuidado con las serpientes"

Relajación

Casas preciosas

En esta entrada consideré que las imágenes podían valer más que mil palabras. Y lo que si puedo asegurar sin ninguna duda, es que estoy deseando repetir una excursión como ésta! 🙂

Publicado en Turismo | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Karaoke!

El otro día estrené los famosos karaokes japoneses. Y si, merecen toda su fama! Luces de colores, videoclips tan cutres harían llorar al más hortera de los seres humanos, todas las canciones de J-Pop, anime, 40 Principales… xD

Entrada al karaoke

El Karaoke consiste en numerosas salas que se alquilan por horas (aunque en algunos puedes pasarte toda la noche por una cifra bastante aceptable hablando de Tokio). Puedes pedir comida y bebida que un camarero/a lleva hasta la sala donde estás con tus amigos.

Menú!

Para escoger las canciones hay una especie de tablero ultra tecnológico con muchas canciones, aunque como no me temo que el karaoke medio los temazos son estilo Barbie girl (junto con alguna que otra canción buena) y Reggaeton, cómo no! Aunque he de reconocer que cantar temazos monstruosos rodeada de una luz penetrante de colores mientras un oso panda te sonrríe desde la pantalla no tiene precio! xD

En teoría no puedes meter en las salas ni tu propia comida ni tu propia bebida, pero como veis a veces hasta a los serios japoneses se les pueden colar cosas sin que se den cuenta.

si, como veis de tanto imitar salgo en un montón de fotos así... xD

Muajajajaja

¿Y qué mejor final que Evangelion para tan friki velada?

Publicado en Frikadas, Sociedad | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios